¿Cómo crear títulos llamativos y originales para redes sociales? [Paso a paso]

Rate this post

¿Nunca has juzgado una película o un libro por su título?

Pues en redes sociales pasa lo mismo con el contenido.

Si un título no engancha, lo más normal es que parezca que no es interesante o que no va dirigido a ti.

¿Cómo crear títulos llamativos y originales para redes sociales paso a paso? Aquí te lo cuento. Clic para tuitear

Y con la cantidad de contenido que hay hoy en día en redes sociales (y en cualquier otro canal), no perdemos el tiempo con cosas que no nos enganchan.

Así que da igual que ese título sea la portada de tu carrusel, la primera línea de tu contenido en texto, el título que aparezca en tu infografía o la primera frase que digas en tu vídeo. Tienes que trabajarlo si quieres que la gente lo vea.

Y para ayudarte a conseguirlo, he escrito este post. Así que, te invito a que sigas leyendo y tomes apuntes para aplicarlo en tus siguientes títulos.

¿Por qué es importante trabajar tus títulos para redes sociales?

Todos los días se publican muchos contenidos nuevos en redes sociales.

Y eso hace que cada vez sea más complejo captar la atención de los usuarios con tus contenidos.

Estamos saturados de contenido y eso hace que nuestro cerebro, para evitar colapsar, filtre.

Todos los contenidos que no te llaman la atención, pasarán desapercibidos para ti.

Y lo mismo, obviamente, para tus clientes potenciales.

Actualmente se dice que tienes 3 segundos para captar la atención de un usuario y hacer que frene ese scroll para ver tu contenido.

Así que si no tienes un título que en esos 3 segundos les llame la atención, has perdido la batalla.

Pero tranquilo, sigue leyendo que te cuento cómo puedes trabajar tus títulos para que sean originales y llamativos.

¿Cómo crear títulos que atraigan para tus contenidos de redes sociales?

Ahora que ya sabes por qué es importante trabajarlos bien y no ponerle el primero que se te ocurra, vamos a ver paso a paso cómo trabajarlos.

¿A quién te diriges?

Es importante que siempre que crees contenido pienses en tu cliente potencial, en esa persona a la que va dirigido ese contenido para conseguir un objetivo en concreto.

Cuanto más identificada se sienta esa persona con el contenido que estás compartiendo, como si fuera dirigido expresamente a ella, mucho más fácil que conecte y que te funcione bien.

Así que es importante que pienses en cómo puedes crear un título que le hable directamente a esa persona.

Y también que tenga en cuenta su lenguaje para adaptar tu identidad verbal a éste. No tiene sentido, por ejemplo, que le hables con tecnicismos si desconoce lo que significan.

¿Qué le interesa a esa persona?

Una vez tienes claro a quién le vas a hablar, toca profundizar en esas personas para saber qué les interesa.

Aquí puedes apoyarte de diferentes herramientas para saber más sobre ella:

  • Encuestas a tus clientes potenciales o personas de tu entorno que encajan con tu cliente potencial.
  • Leer comentarios en foros especializados en tu sector o en perfiles sociales de tu competencia o referentes.
  • Preguntarle a la IA.
  • Usar herramientas como Answer The Public o Also Asked para saber qué dudas suelen tener.

Lo importante aquí es que tengas muy claro qué le interesa saber, qué problemas tiene, cuáles son sus necesidades, qué miedos tiene, qué dudas suele tener, cuál es su reto principal respecto a lo que tú ofreces o qué objeciones suele tener a la hora de comprar.

Y, por supuesto, que tengas en cuenta en qué momento se encuentra.

Puede que aún no sea consciente de que tiene un problema o sí. Puede que no conozca la solución a su problema o sí.

Igual que puede que esté en el momento de compra o que lo esté sopesando más a medio o largo plazo.

¿De qué va tu contenido?

Es el momento de pensar de qué va tu contenido.

Es decir, con toda la información que has obtenido de los dos puntos anteriores y tu estrategia de contenido, tendrás ya varias ideas para trabajar en tus contenidos.

Ese título que crees tiene que decir claramente qué le vas a dar al usuario si se queda a consumirlo.

Si no tiene claro de qué va, lo más normal es que pase de tu contenido porque le generará un sentimiento de confusión que no es agradable (y le están esperando muchos otros contenidos).

Fase 1: Interés + Contenido

Llega el momento de empezar a fusionar cosas.

Así que piensa de qué va a tratar específicamente tu contenido y qué le va a aportar a tu cliente potencial.

Ese título debería darle esa información para que capte su atención y le prometa algo interesante si se queda.

Obviamente, luego ese contenido debe hablar de ello, si no, será un clickbait en toda regla que puede pasarle factura a tu marca y su reputación (a nadie nos gusta que nos hagan perder el tiempo o nos tomen por tontos).

El resultado de esta combinación será la base de tu título final. Ahora vamos a seguir trabajándolo para hacerlo más interesante.

¿Cómo puedo hacerlo más llamativo?

El siguiente paso es pensar en alguna fórmula que puedas aplicar para hacerlo más llamativo.

Si no tienes ni idea de fórmulas, no te preocupes, te comparto varias que suelen funcionar en redes sociales:

  • Cambio de orden.

Muchas veces con una reorganización de ese título que has realizado es suficiente para poner lo más relevante para el usuario al inicio.

Por ejemplo “Incluir memes en tu estrategia, ¿sí o no?”
  • Pregunta.

Otra opción es hacer una pregunta que genere curiosidad para saber más sobre ese tema o que destaque algo que tu cliente potencial suele hacer mal.

Por ejemplo “¿Deberías incluir memes en tu estrategia de redes sociales?”
  • Afirmación.

También puedes recurrir a afirmaciones contundentes que generen esa curiosidad en tu cliente potencial para que necesite saber más de por qué eso es así.

Por ejemplo “Estos memes te ayudarán a conectar con tu comunidad”
  • Posiciónate.

Algo que funciona muy bien es posicionarte en algo concreto con ese título.

Es algo que debes trabajar muy bien porque no puede ir en contra de tus valores y tu mensaje, pero escoger un bando siempre hace que las personas que piensan igual conecten con tu contenido.

Por ejemplo “Si no incluyes memes en tu contenido, eres un soso”
  • Promesa.

Otra opción interesante es empezar tu contenido con esa promesa de lo que se va a llevar si se queda.

Por ejemplo “Conecta con tu comunidad con los memes”
  • Contradicción.

Si quieres frenarlos, puedes usar la contradicción en tu título, es decir, decir algo que no se espera tu cliente potencial porque le parece opuesto o es algo que en tu sector no suele decirse.

Por ejemplo “Incluye memes aunque tu marca sea seria”
  • Opinión impopular.

Por último, también puedes recurrir a opiniones impopulares, algo que sepas que va a generar tanto comentarios a favor (los de tu cliente potencial) como comentarios en contra (los de usuarios que no son tu cliente potencial).

Nuevamente, debes tener en cuenta siempre tus valores y tu mensaje para no crear un contenido que eche por tierra todo lo que ya has conseguido con tu marca.

Por ejemplo “Todas las marcas deberían usar memes en su estrategia”

Como ves, no son las típicas fórmulas que se comparten en redes sociales, que están muy bien, pero se están quemando ya bastante de todas las veces que se han utilizado.

He querido hacerlo más amplio para que tengas fórmulas que te den títulos diferentes y originales.

¿Qué te ha funcionado antes?

Si ya llevas tiempo compartiendo contenido en redes sociales es importante que analices bien todo lo que has hecho, tanto lo que te ha funcionado bien como lo que te ha funcionado mal.

Ahí vas a tener una gran información que puedes utilizar en tus siguientes contenidos.

Si has utilizado algún título que te ha funcionado bien, analiza ese título para replicarlo.

Si hay alguno que te ha funcionado mal, lo mismo. Analiza bien para entender qué no ha gustado y evitar volver a hacerlo.

¿Qué le ha funcionado a otros creadores?

La mayoría de redes sociales están apostando por el SEO, algo muy útil si sabes cómo utilizarlo en tu favor.

En este caso, puedes aprovecharlo para buscar esas palabras clave de tu contenido y ver qué contenidos han funcionado bien de otros creadores o marcas.

Analiza ese título para entender por qué ha funcionado bien y cómo puedes tú mejorarlo en tu contenido.

Fase 2: Fusiona todo + Personalidad

Llega el momento final en el que vas a obtener tu título final.

Y toca fusionar todo lo que has leído hasta aquí: ese título que definiste en la primera fase + esas fórmulas llamativas + el resultado del análisis.

Es importante que a todo eso siempre le des una vuelta para que sea algo que encaje con tu marca y su identidad, si no, estarás copiando otros títulos (y la parte original te la saltarás) o emitiendo un mensaje diferente en cada contenido que genere desconfianza hacia la marca.

Así que recuerda siempre que la personalidad de tu marca debe estar presente en todo lo que compartas.

Vídeo tutorial para crear títulos atractivos para redes sociales

 

Conclusiones

Crear un título que sea llamativo y original implica que le dediques un tiempo, por lo menos hasta que encuentres esa fórmula que funciona con tu marca y tu cliente potencial.

Pero es importante que dediques ese tiempo a hacerlo porque es lo que puede hacer que un contenido funcione o no.

Si quieres que te ayude con tu estrategia de contenidos para redes sociales, puedes contratar mi servicio de Social Media Manager.

Si te ha gustado lo que has leído, puedes compartir el post en redes sociales:

Email
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Deja un comentario

Responsable: Jessica Quero

Finalidad: Gestión de los comentarios de las publicaciones

Legitimación: Consentimiento del interesado

Destinatarios: Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Los boletines electrónicos o newsletter están gestionados por  entidades cuya sede y servidores se encuentran dentro del territorio de la UE o gestionados por entidades acogidas al acuerdo EU-US Privacy Shield.

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan