¿Cómo crear el post perfecto para tu blog? Consejos para escribirlo

2/5 - (1 voto)

Si tienes un blog es importante que lo trabajes constantemente para poder obtener el máximo provecho de éste y de tu trabajo.

Y con la cantidad de contenidos que hay en Internet ahora mismo, para que tus contenidos destaquen, se posicionen y te traigan visitas de tus clientes potenciales.

¿Cómo crear el post perfecto para tu blog? Aquí te comparto 10 consejos para redactarlo. Clic para tuitear

Por eso, hoy quiero compartirte cómo puedes escribir el post perfecto para tu blog. ¡Vamos a ello!

También puede interesarte:

Tipos de posts que puedes escribir en tu blog.

Hay diferentes tipos de posts que puedes escribir dentro de tu blog.

Según tu estrategia y tu sector, te interesarán escribir unos u otros.

Los tipos son:

  • Round post. Se trata de un post en el que se invitan a varios referentes de una temática para que den su opinión sobre un tema en concreto.
  • Listados. Se trata de un post en el que haces recomendaciones de blogs a seguir, cuentas a seguir, agencias de x, herramientas interesantes, etc.
  • Presentación. Se trata de un post que normalmente suele trabajarse al iniciar un blog como experto en un tema en concreto y que consta de crear una guía de un tema en concreto en el que destacas.
  • Visualizaciones. Se trata de redactar un post cuyo objetivo es conseguir visualizaciones o enlaces de otros blogs. Debes pensar qué busca tu cliente potencial y qué temas le interesan para crear una guía, curso gratuito, ranking o tutoriales.
  • Captar leads. Se trata de un post que se redacta sobre un tema del que ya tienes un recurso gratuito descargable para fomentar esa descarga y recopilar información sobre tus clientes potenciales.
  • Conseguir clientes. Se trata de un post con el objetivo de conseguir nuevos clientes que puede tratar sobre uno de tus servicios o productos, beneficios de contratar a alguien como tú, recomendaciones en tu sector o casos de éxito de uno de tus clientes.
  • Personal. Se trata de un post para generar confianza y autoridad en el que te centras en que tus clientes potenciales conecten contigo y con tu historia.
  • Monetización. Se trata de un post en el que puedes hacer colaboraciones con marcas, trabajar la afiliación o recomendar productos o servicios de otros profesionales. También puede ser un contenido que tenga muchas búsquedas en el caso de que utilices Google Adsense.

Como ves hay diferentes tipos que pueden interesarte según tu objetivo y lo que busca tu cliente potencial, por lo que lo ideal es combinarlos para trabajar tanto las visitas a tu web como el posicionamiento y la venta.

La estructura perfecta para un post de tu blog.

Antes de redactar un post debes tener en cuenta la estructura que debería seguir para ser un contenido útil e interesante.

Te comparto la estructura ideal a seguir:

  • Título. Debes empezar con ese título que llame la atención del usuario, le diga claramente de qué vas a hablarle y le incite a leer más.
  • Introducción. Debes introducir en unas pocas líneas el contenido que vas a compartir sin dar demasiada información para dejar con ganas al lector y que quiera seguir leyendo. También puedes añadirle lo que va a conseguir gracias a tu post.
  • Desarrollo. Aquí es donde les aportas toda la información que necesitan para que ese post le sea útil. Estructúralo para que vaya de menos a más para crear esa necesidad de seguir leyendo y que le sea útil a diferentes personas según sus conocimientos sobre ese tema.
  • Conclusión y llamada a la acción. Redacta un pequeño resumen a modo de conclusión y haz una llamada a la acción según el objetivo de tu post.

Recuerda que puedes añadir enlaces a otros contenidos para complementar esa información que compartes y fomentar que el usuario pase más tiempo dentro de tus contenidos.

Puedes hacerlo directamente desde el texto que compartes, si tiene sentido, o añadir una sección de posts relacionados para que, al finalizar ese contenido, pueda seguir leyendo más que hablen sobre el mismo tema.

Pasos para crear el post perfecto para tu blog de empresa.

Ahora que ya tienes claro qué tipos de posts puedes crear y qué estructura deben seguir, vamos a redactarlo.

Define la temática a tratar

Lo primero que debes pensar es de qué escribir.

Mi recomendación es que definas los pilares o categorías de contenido de tu blog, esos temas generales sobre los que vas a tratar, para que así luego te sea más fácil seleccionar temas más específicos sobre esos pilares.

Por ejemplo, uno de mis pilares es el marketing en redes sociales y dentro de ese pilar puedo hablarte de diferentes redes sociales, de diferentes estrategias y cómo aplicarlas a cada red social, etc.

Esto también te servirá para la parte de investigación, la siguiente que te explico.

Es importante que esta temática sea interesante para ti a nivel de negocio, pero también interesante para tu cliente potencial para atraerlo.

Analiza la intención de búsqueda y define las palabras clave

Una vez definida la temática toca ponerse con la parte de investigación (aunque esto también puedes hacerlo si no tienes claro de qué puedes escribir).

Puedes hacerla con diferentes herramientas (SEMrush, Ahrefs, Ubersuggest, Answer the public, etc.) o directamente acudir a Google para ver qué resultados te sugiere y te arroja cuando escribes ese tema escogido.

Si quieres que se posicione tu artículo, debes pensar en las palabras clave. Eso que tu cliente potencial está buscando en Google y que si trabajas en tu artículo podrá posicionarte para que te encuentre.

¿Te interesa lo que estás leyendo?

Si estás aquí es porque quieres aprender más sobre marketing digital y redes sociales, algo imprescindible hoy en día si tienes una marca o quieres trabajar tu marca personal.

Rellena este formulario para suscribirte a mi blog y recibir todas las novedades y consejos en tu correo electrónico, además de regalos que solo comparto con mi comunidad.

Responsable: Jessica Quero
Finalidad: Gestionar el envío de notificaciones sobre social media y marketing digital.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Los boletines electrónicos o newsletter están gestionados por entidades cuya sede y servidores se encuentran dentro del territorio de la UE o por entidades acogidas al acuerdo EU-US Privacy Shield, cumpliendo con los preceptos del Reglamento Europeo de Protección de Datos en materia de privacidad y seguridad.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

Piensa siempre en tu cliente potencial

Este contenido es para él y debe entenderlo y resultarle útil.

Si no, no te va a ayudar a nivel de negocio.

Puedes hacer ocasionalmente un artículo que vaya más enfocado en algo que quieras compartir, aunque no sea tan interesante para tu cliente potencial, pero si quieres atraerlo, debes poner foco en él.

Así que cuando redactes el contenido, no escribas para otros profesionales de tu sector añadiendo cosas complicadas de entender o tecnicismos, sino para esa persona que va a leerlo.

Por eso es tan importante que tengas bien definido quién es tu buyer persona y lo conozcas al dedillo.

Estructúralo con sentido

Antes hemos visto la estructura general del artículo, pero luego debes definir también la estructura interna.

Como te he comentado arriba, deberías ir de menos a más.

Es decir, de lo más fácil de entender que deben saber antes para poder seguir el post, y luego ir aumentando la dificultad del tema para llevarlos a eso que realmente quieren saber.

Por ejemplo, una estructura muy común es:

  • ¿Qué es x?
  • ¿Para qué sirve x?
  • ¿Cómo hacer x?
  • Consejos / Errores a evitar / Cosas a tener en cuenta

De esta forma vas guiando a tu cliente potencial desde lo más simple hasta lo más complejo, haciendo que avance y pase más tiempo en tu contenido.

Aporta tus conocimientos y tu experiencia

Lo que va a hacer totalmente diferente tu post de cualquier otro que puedan encontrar en Internet del mismo tema es esto justamente.

Tus conocimientos y tu experiencia.

Eso es lo que puedes (y debes) aportar para que tu contenido sea único y diferente.

No hace falta que cuentes absolutamente todo, pero sí que le aportes ese toque en base a lo que tú sabes o te has encontrado como experto de tu sector.

Si, además, añades también tu opinión personal como experto, seguro que consigues conectar con ellos y que te valoren como profesional.

Añade imágenes o vídeos

Los elementos visuales como imágenes, infografías, vídeos, etc. pueden ayudar mucho a asentar toda esa información que compartes en tu artículo y ayudarles a entenderlo mejor.

Por eso es importante añadirlos, pero siempre que aporten.

Es decir, no tiene mucho sentido añadir imágenes o vídeos de stock que no tienen que ver con tu artículo simplemente por poner algo visual y que al usuario no le dé pereza leer tanto texto.

Sino que tiene que ser algo que realmente complemente la información que se está compartiendo o que ayude a estructurarlo (por ejemplo, añadiendo iconos).

Incluso que lo resuma todo como puede ser en una infografía.

Además, esos contenidos debes optimizarlos para que no pesen mucho y tarde la página demasiado en cargarse o para que pueda adaptarse a móvil sin cortarse.

En mi caso, suelo utilizar para las imágenes Tiny.png que las optimiza sin perder calidad.

Incluye una llamada a la acción al final

Cada artículo que redactes debe tener un objetivo y ese objetivo es lo que va a marcar esa llamada a la acción.

Por ejemplo, si tu objetivo es la venta, deberías añadir una acción que les dirigiera a tu página de servicio o a la tienda online.

Si tu objetivo es generar comentarios, puedes directamente hacerles una pregunta y decirles que los lees en los comentarios. O bien decirles que, si tienen cualquier duda, pueden dejártela en comentarios y estarás encantado de responderlas.

Aunque te parezca una tontería, el decir directamente al usuario lo que esperas que haga aumenta mucho las probabilidades de que lo haga.

No pierdas de vista tu objetivo

Como te he comentado justo arriba, cada artículo debe tener un objetivo y es algo que debes tener siempre en mente para no desviarte a cosas que no te interesen.

Si quieres provocar un sentimiento o despertar una necesidad en tu cliente potencial, debes escribir todo el artículo para ello.

Además, solo debes seleccionar un objetivo.

Si quieres visitas, debes centrarte en conseguirlas y en todo lo que puede ayudarte. El resto, queda en segundo plano.

Revisa tu post antes de publicarlo

Una vez lo tengas finalizado, revísalo antes de publicarlo.

Es importante que revises que el contenido que has añadido está bien redactado y sin faltas de ortografía.

Además, una vez lo dejes reposar puede que se te ocurra algo que añadir (desde un apartado nuevo hasta un pequeño ejemplo para hacerlo más práctico) o algo que modificar porque quizá no te has explicado del todo bien.

A mí me gusta redactarlo todo un día y al siguiente ya revisarlo y publicarlo. Así lo tengo todo fresco, pero ha pasado un día por si se me ha ocurrido algo interesante para añadir.

Difúndelo para que lo vean

No esperes a que la gente llegue a tu contenido, porque hasta que se posicione bien y te traiga tráfico pasará un tiempo.

Empieza ya a moverlo.

Por ejemplo, compartiéndolo en tu newsletter, compartiéndolo en redes sociales, editando posts antiguos para añadir el enlace a ese nuevo (si corresponde), etc.

Es importante que no hagas spam para darle visibilidad, pero que utilices los diferentes canales que tienes y trabajas como empresa para llevarlos a ese post y generar tráfico desde el momento de la publicación.

¿Existe el post perfecto? Te cuento mi opinión.

En mi opinión, no.

La perfección es algo relativa, porque algo puede ser perfecto hoy y no mañana, o puede ser perfecto para una persona y no para otra.

Por lo tanto, debes hacerlo lo mejor posible, pero sin centrarte en que realmente sientas que está perfecto. Con que sea un contenido útil y entendible para tu cliente potencial, es suficiente.

Ten en cuenta que, además, es algo que puedes (y debes) actualizar en un futuro. Así que debe ser un post completo, pero sabiendo que en otro momento puede cambiar algo que requiera de una actualización o que se te ocurra en el futuro algo más que añadir para hacerlo aún más completo.

Así que, mejor hecho que perfecto. Pero siempre manteniendo un mínimo de calidad.

Conclusiones

Si tienes un blog, dedícale el tiempo que realmente requiere para conseguir posicionar esos artículos y que te ayude a llegar a tu público objetivo.

Espero que este contenido te haya sido útil. Si tienes dudas, te leo en los comentarios.

Si te ha gustado lo que has leído, puedes compartir el post en redes sociales:

Email
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Deja un comentario

Responsable: Jessica Quero

Finalidad: Gestión de los comentarios de las publicaciones

Legitimación: Consentimiento del interesado

Destinatarios: Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Los boletines electrónicos o newsletter están gestionados por  entidades cuya sede y servidores se encuentran dentro del territorio de la UE o gestionados por entidades acogidas al acuerdo EU-US Privacy Shield.

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan