Errores en Instagram: 10 prácticas que debes evitar

5/5 - (1 voto)

Tener una cuenta de Instagram como empresa o marca no es tan sencillo como algunas personas lo pintan, aunque tampoco tan complicado.

Necesitas tener una buena estrategia en Instagram para conseguir los objetivos que te has marcado sin desperdiciar tus recursos, sean tiempo o dinero.

¿Quieres que tu marca o empresa tenga una buena presencia en Instagram? Entonces tienes que evitar estas 10 prácticas que son un gran error Clic para tuitear

Y tener en mente estos errores que debes evitar cometer si no quieres dar una mala imagen de marca.

¡Te los cuento!

No optimizar tu biografía

En muchas ocasiones he visto que me seguía una cuenta y al entrar a ver quién era y si me interesaba seguirle, me he encontrado con un perfil vacío.

O peor aún, con un perfil que no me dejaba nada claro de quién era o qué podía encontrar en su cuenta.

Debes tener en cuenta que la biografía es la que va a formar la primera impresión de tu marca o negocio en ese usuario que ha llegado a ella.

Por lo que si no le da la información que necesita para valorar si les interesa tu marca o no, lo más seguro es que se vaya de tu perfil sin realizar ningún tipo de acción.

Algo que seguramente no sea lo que quieres.

Por ello, siempre recomiendo optimizar tu biografía de Instagram:

  • Una buena imagen de perfil que se vea nítida.
  • Un nombre de perfil con información sobre tu sector.
  • Una biografía que responda a quién eres, qué haces y qué ofreces.
  • Un enlace que me lleve a una web en la que pueda obtener diferente información que me sea útil.
  • Unas historias destacadas que me den más información sobre lo más relevante de la empresa.

Así será mucho más fácil que conviertas seguidores, siempre y cuando sean tus clientes potenciales, en seguidores y futuros clientes.

Compartir sólo lo que a ti te interesa

Esto es algo muy habitual y muchas cuentas de marcas solo piensan en qué les interesa a ellos compartir sin pensar en su buyer persona o cliente potencial.

El problema es que el que sea interesante para ti no lo hace interesante para otros.

Tienes que equilibrar lo que quiere tu cliente potencial con lo que tú quieres compartir como negocio, porque si no al final lo más seguro es que no tengas ni visualizaciones ni interacciones.

Aquí es importante conocer bien a tu cliente potencial para saber qué contenido le resulta interesante y espera ver de una marca como la tuya, y definir cuáles son los objetivos de tener presencia en Instagram para tu negocio.

Añadir enlaces en las descripciones

En Instagram los enlaces que añades en la descripción no son clicables, pero es que, además, en el caso de si consumes contenido en la aplicación (que es desde donde lo hace la mayoría de usuarios) ni siquiera es seleccionable.

Por lo tanto, tu seguidor tiene que recordar y escribir el enlace que tú has compartido… O le interesa mucho o te digo yo ya que no lo hace.

Lo mejor es que añadas ese enlace en tu biografía, puedes cambiarlo temporalmente y dejar solo ese si estás en un lanzamiento o promoción, o que lo incorpores en el listado de enlaces de la web que tienes en la biografía.

También puedes pedirles a los usuarios que quién esté interesado, te escriba por mensaje privado o te deje un comentario para que le escribas tú por privado con el enlace. Ahí sí es clicable y así estás aumentando las interacciones, algo que le gusta al algoritmo.

No contestar los comentarios ni los mensajes

Muchas marcas se quejan de que no tienen ni comentarios ni mensajes y luego cuando analizas su cuenta ni siquiera se han tomado la molestia de responder mensajes y comentarios…

Ese usuario está invirtiendo su tiempo en escribirte, qué mínimo que responderle o, si no hay respuesta a lo que ha escrito, darle un like a su comentario para que sepa que lo has leído y lo valoras.

Si no lo haces, llegará un momento, más pronto o más tarde dependiendo de cómo sea esa persona, que deje de hacerlo al saber que no va a obtener una respuesta.

No interactuar con otras cuentas

Las redes sociales son sociales, y eso implica que hayan conversaciones.

No puedes esperar que todo el mundo vaya a dejarte comentarios en tus contenidos cuando tú nunca lo haces en los contenidos de otras personas.

O que interactúen con tus encuestas de historias si tú nunca interactúas con otras.

Tampoco es necesario que te pases horas interactuando con los contenidos de todo el mundo, pero sí que le dediques un tiempo diariamente o semanalmente.

Vamos, que te comportes como un usuario de redes sociales y no como una cuenta que solo vomita contenido.

Usarlo únicamente de escaparate de tus productos

Está claro que, si eres una marca o empresa, estás en redes sociales para vender.

Pero de ahí a que solo compartas imágenes y vídeos de tus productos y de lo maravillosos que son, hay un trecho.

Que no digo que no sean maravillosos, pero tienes que tener en cuenta que los usuarios esperan algo más.

Tus contenidos deben girar entorno a tus productos, pero puedes crear contenidos diferentes que le aporte algo a tu cliente potencial y además los muestre.

Esos son los contenidos que realmente te van a ayudar tanto a tener más visibilidad como a aumentar tus ventas.

Ofrecer tus servicios a diestro y siniestro

Por muy buenos que sean tus servicios, si estás ofreciéndolos sin que te los pidan o se muestren directamente interesados en ellos lo que estás haciendo es SPAM.

Y eso muy buena imagen de tu marca no da, es más, a mí siempre me ha parecido una acción desesperada por encontrar clientes.

Lo que debes es de valorar bien si realmente esa persona es tu cliente potencial o no y luego crear una conversación desinteresada en la que puedas confirmar si está en el punto de comprar y si realmente puedes ayudarle.

Todo lo demás, aumenta tus posibilidades a que te digan NO hoy y el día de mañana.

Incluso a que te denuncien por spam y puedas tener alguna penalización en Instagram.

Obsesionarte con los números

Los likes o los seguidores no pagan facturas, salvo que seas influencer.

No digo que no sean importantes y que no debas trabajarlo para aumentarlo, pero no son lo más importante.

Es mejor tener una comunidad pequeña donde está tu cliente potencial que tener una comunidad muy grande de gente random.

Más que nada porque a la hora de vender, con la comunidad pequeña lo conseguirás y seguramente con menos esfuerzo. En el caso de la comunidad grande, depende.

Por eso no debes obsesionarte con los números y entender que son personas y que debes cuidarlas para que sean fieles a tu marca, o por lo menos para que te consideren a la hora de comprar.

La “estrategia” follow/unfollow

Esta es una “estrategia” muy utilizada para conseguir que otras personas te conozcan, sobre todo utilizada por marcas o negocios locales.

Pero no es una buena idea.

Hay otras formas mucho mejores de darte a conocer a tus clientes potenciales sin tener que hacer esto.

Además, ten en cuenta que la mayoría de las cuentas que te sigan lo harán por ese principio de reciprocidad, no porque están interesados en lo que compartes o lo que vendes.

Y eso hace que luego estas cuentas no tengan muchas interacciones ni muchas ventas.

No ser constante

Las redes sociales quieren que seamos constantes y que utilicemos con frecuencia su plataforma.

Puede que haya un momento en que necesites bajar el ritmo o incluso desaparecer antes de quemarte, está bien. O que necesites parar para mejorar la estrategia porque no te está funcionando.

Pero tus clientes potenciales necesitan recibir contenidos tuyos con periodicidad para mantener tu marca en su mente.

Y que llegue un cliente potencial a un perfil desactualizado o abandonado, no da una buena imagen. Incluso puede llegar a pensar que la empresa ha cerrado.

Conclusiones

Como ves, no es tan difícil evitar cometer estos errores y trabajar bien tu cuenta de Instagram. Lo único que sí implica tiempo de dedicación y de conocer bien la plataforma y a tu cliente potencial.

¿Estabas cometiendo alguno de estos errores en Instagram? Te leo en comentarios.

Si te ha gustado lo que has leído, puedes compartir el post en redes sociales:

Email
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Deja un comentario

Responsable: Jessica Quero

Finalidad: Gestión de los comentarios de las publicaciones

Legitimación: Consentimiento del interesado

Destinatarios: Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Los boletines electrónicos o newsletter están gestionados por  entidades cuya sede y servidores se encuentran dentro del territorio de la UE o gestionados por entidades acogidas al acuerdo EU-US Privacy Shield.

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan