20 falsos mitos de Instagram que seguro has escuchado

En Internet hay mucha información, sobre todo, pero debemos saber cuál es la información real y cuál no.

Y no, muchas veces no tiene que ver con la cantidad de visitas o de seguidores que tenga esa marca.

Algunos de los mitos de Instagram que seguro que has escuchado, ¿son reales o no? Clic para tuitear

Hoy quiero hablarte de algunos mitos de Instagram por los que suelen preguntarme mucho. Y no, no quiero que creas que son o no reales solo porque yo lo digo, yo solo te voy a dar mi sincera opinión sobre cada uno de ellos y de dónde creo que puede venir esa idea que muchos usuarios de Instagram tienen.

¡Vamos a ello!

Las cuentas de empresa tienen menos alcance que las personales.

Esto no es así e Instagram lo ha desmentido muchas veces. No importa el tipo de cuenta que tengas en Instagram (personal, de empresa o de creador), todas las cuentas tienen el mismo alcance y debes seleccionar la que más se ajuste a tu situación o marca.

En mi caso, hace tiempo, hice pruebas de alcance cuando aún tenía la cuenta personal y cuando la pasé a empresa y no noté ningún resultado significante, por lo que no creo que haya diferencia de alcance por el tipo de cuenta.

En mi opinión, esto es algo que se ha extendido porque sí que ocurre en Facebook (empresa a la que pertenece Instagram). En Facebook las fan pages tienen menos alcance que los perfiles personales porque Facebook entiende que los usuarios quieren saber más de sus amigos y conocidos que de sus marcas.

 

El algoritmo no muestra mis publicaciones.

Si no sabes cómo funciona el algoritmo de Instagram, te recomiendo que antes de echarle la culpa de cualquier cosa que te ocurra, te informes.

El algoritmo no tiene sentimientos ni te tiene manía. Es simplemente un código informático que se ocupa de aprender de cada usuario para mostrarle los contenidos que considere más interesantes.

Si tus publicaciones no tienen interacciones o tus seguidores no pasan tiempo en tus publicaciones, entenderá que no es un contenido relevante y, por lo tanto, no lo mostrará tanto.

Debes entender que Instagram es un negocio, si ayudas con tu contenido que los usuarios pasen más tiempo en esta red social, mostrará tu contenido; si no le ayudas, pues ya sabes.

Debo publicar todos los días o el algoritmo me penaliza.

Esto no es así.

Sí que es verdad que si pasas un largo periodo de tiempo sin publicar contenidos, cuando vuelvas a compartirlos seguramente tengas un alcance inferior al normal (pero nada que no se pueda recuperar con constancia).

Instagram quiere que estemos activos y que creemos contenidos nuevos.

Y, además, debes tener en cuenta que al no publicar contenido nuevo, tus publicaciones no aparecerán a tus seguidores (porque no hay publicaciones) y éstos comenzarán a interactuar más con otras cuentas. Cuando vuelvas, es posible que tengan que consumir más contenido para ver el tuyo precisamente porque le han dicho al algoritmo que les gusta el contenido de otras cuentas más activas.

Pero esto, en ningún caso, se traduce con que debas publicar todos los días.

Es mejor publicar cualquier cosa que no publicar ese día.

Esto tampoco es así.

Hay que tener en cuenta que cada vez hay más usuarios en Instagram que comparten contenidos, por lo que hay mucha competencia. Y eso hace que, ante tanto contenido, los usuarios se hayan vuelto más exigente y quieran “perder” su tiempo con contenidos que realmente les interesen, les parezcan útiles o les sean entretenidos.

Por lo que mi recomendación es que si estás siempre escogiendo lo primero que se te pasa por la mente para publicarlo porque ese día tienes que hacerlo, pares y crees un calendario editorial para Instagram que siga la estrategia definida en esta red social para ayudarte a conseguir tus objetivos.

Ya no queremos ver cualquier cosa como usuarios, queremos contenido de calidad, aunque eso no quiere decir que algún día no puedas improvisar algo porque te apetezca o quieras compartir un contenido más personal, espontáneo o fresco.

Tengo que seguir a todas las cuentas que me sigan.

Este es otro mito que no paro de escuchar.

Muchos usuarios piensan que deben seguir a las cuentas que le siguen para agradecerles por ese seguimiento o para venderles. Pero la realidad es que muchos usuarios (sobre todo los que tienen cuentas personales) lo ven intrusivo.

Y otros, simplemente quieren seguidores, les da igual que sea tu marca o la de quien sea. Por lo que no te va a beneficiar en nada.

Mi recomendación es que sigas las cuentas que realmente te interese seguir. Esas cuentas que comparten contenido que te gusta o esos usuarios con los que has creado una relación o sueles interactuar.

Además, cada vez los usuarios sospechan más de esas cuentas que tienen muchos seguidos, sobre todo si tus seguidos y tus seguidores tienen un número bastante aproximado…

Más seguidores = Más ventas.

Es posible que si tienes un negocio con miles de productos y que tenga un público objetivo muy amplio sí necesites tener bastantes seguidores para conseguir más ventas.

Pero si no es el caso, no lo necesitas.

Lo que sí necesitas es crear una comunidad en la que esté tu cliente potencial, porque si no está, da igual el contenido que compartas o el número de seguidores que tengas, no te van a comprar.

Más seguidores = Más confianza.

Los usuarios de Instagram no son tontos, saben que por un precio ridículamente bajo puedes comprar seguidores (que no te van a servir de nada, pero que aumentan tu ego que da gusto).

Incluso muchos usuarios han comenzado a desconfiar de grandes influencers de Instagram y confían más en micro o nano influencers.

Lo importante ya no es cuántos seguidores tiene una marca, sino si realmente está compartiendo contenido que genere confianza en su cuenta de Instagram.

Ten en cuenta que, en Instagram y en Internet en general, no vemos a la persona que hay detrás, por lo que mucha gente desconfiará si no tienes información sobre tu marca o empresa o no saben quién hay detrás de ese logotipo y esas fotos de stock, por muchos seguidores que tengas.

Si no tengo muchos seguidores no puedo vender.

Este es un error muy común.

Muchas cuentas creen que deben esperar a tener x seguidores para comenzar a vender sus productos o servicios.

La realidad es que, como te he contado antes, si estás siguiendo una estrategia adecuada para conseguir crear una comunidad entorno a tu cliente potencial, da igual cuántos haya en tu cuenta.

Y mi recomendación es que desde un principio vendas. Así tus clientes potenciales sabrán cómo puedes ayudarles y te tendrán en cuenta en su mente cuando tengan esa necesidad que tú satisfaces.

Mis publicaciones solo llegan a un 10%.

Esto es otro mito bastante extendido.

Normalmente, cuando los profesionales explicamos cómo funciona el algoritmo de Instagram, decimos que cuando publicas un contenido se le muestra a un porcentaje de tu audiencia para que el algoritmo verifique si es un buen contenido (y debe mostrarlo más) o un mal contenido que no está interesando (y que no debe mostrar tanto).

Este porcentaje inicial se estima que está entre el 5 y el 10% de la audiencia. Y supongo que de ahí viene este mito.

Aunque se muestre inicialmente a ese porcentaje, después aumentará el alcance para mostrarlo si realmente las interacciones de esos usuarios le dicen que es un buen contenido, o probará aumentando el alcance (en menor proporción que en el caso anterior) para verificar si el contenido es o no bueno.

No debes mezclar contenido personal con profesional.

Las redes sociales son sociales, por lo que esto no tiene sentido.

Está claro que hay marcas que quizá no vean sentido a compartir contenido personal, pero la realidad es que humanizar tu marca es algo muy importante en redes sociales y que te va a ayudar a generar confianza más fácil y rápidamente.

Eso sí, selecciona bien el contenido personal que quieres compartir y a través de qué canal vas a hacerlo. Y, sobre todo, ten en cuenta lo que quieres o no quieres compartir de tu vida.

Estar en redes sociales y compartir contenido personal no quiere decir que tengas que abrir las puertas de tu casa a todo el mundo. Comparte solo aquello que realmente quieres compartir.

Los vídeos funcionan mejor.

Es verdad que llevamos varios años escuchando que el contenido estrella en Internet es el vídeo, pero la verdad es que cada cuenta de Instagram es un mundo.

Debes hacer pruebas para encontrar cuál es el formato de contenido que más le gusta a tu comunidad.

Está claro que en los vídeos hay cosas que podemos explicar mejor, que podemos aparecer nosotros y generar más confianza y que el usuario, si le interesa, va a pasar más tiempo viendo un vídeo que una imagen, pero esto no quiere decir que este sea el mejor contenido para todos los sectores o cuentas.

Nadie lee las descripciones de las publicaciones.

Esto no es así.

Vamos a Instagram a consumir contenidos. Tenemos un rato para ver qué hay nuevo y consumimos contenido de forma rápida, pero cuando damos con aquello que nos interesa o con esa marca de la que somos fans, paramos y le dedicamos el tiempo que requiere.

Obviamente, si la cuenta no es de nuestras preferidas o el contenido visual no nos llama la atención, es poco probable que leamos lo que pone en la descripción de ese contenido. Pero si realmente nos ha interesado o sabemos ya que esa cuenta suele compartir contenido interesante en sus descripciones, lo leeremos (o como mínimo, escanearemos el texto para hacernos una idea de lo escrito).

Si creo un hashtag, es de mi propiedad.

Esto no es así, lo siento.

Si creas un hashtag en Instagram, aunque sea el nombre de tu marca, cualquier persona de Instagram puede añadirlo a sus publicaciones y compartir contenido que aparecerá en la página de éste.

Por eso es tan importante que incluyamos los hashtags de marca en nuestros contenidos, para que cuando vaya algún usuario a esa página del hashtag se encuentre mayoritariamente con contenido nuestro.

También es un buen método para ver quién te ha plagiado el contenido haciendo un copia y pega…

Si plagio algo, nadie se enterará.

La realidad es que cuando a un usuario le gusta una temática, sigue a varias cuentas de ésta.

En la mayoría de los casos de plagio que me he encontrado, siempre ha sido un seguidor el que me ha escrito por privado para avisarme de que me habían copiado.

Y eso hace que directamente ese usuario desconfíe de tu marca porque, si te ha piyado en uno, ¿cuántos más habrá plagiado esa cuenta sin que yo lo sepa?

Además, otro mito que te interesa si haces estas cosas…

Los contenidos en redes sociales no tienen copyright.

Esto es del todo mentira.

Cuando una marca o creador comparte su contenido en redes sociales, salvo que exprese directamente que es un contenido libre de derechos, tiene copyright.

Y cuidado, porque una de las opciones de denuncia en Instagram y en redes sociales en general es por derechos de autor. Si te llegan varias denuncias de éstas, es posible que te cierren la cuenta.

Instagram dice en su normativa, la que aceptas cuando creas una cuenta, que no está permitido compartir contenido si no tienes los derechos de autor de éstos.

Cambiar los hashtags de una publicación antigua la revivirá.

Sí y no… Me explico.

Si cambias algunas publicaciones de forma esporádica y porque te interesa a nivel de estrategia, puede hacer que tu publicación reviva al aparecer en la sección de hashtags nuevos.

Pero si lo haces de forma masiva, es muy posible que Instagram te bloquee esta función (de forma que no podrás añadir hashtags a tus nuevas publicaciones durante un tiempo ni editar las viejas para cambiarlos otra vez) debido a que lo considera como una forma de spam.

Instagram quiere que creemos nuevos contenidos… Y, en mi opinión, hay otras formas mejores de darle una segunda vida a tus publicaciones como las guías de Instagram o compartiendo esos contenidos en historias.

Si uso 30 hashtags Instagram me penaliza / Debo utilizar x hashtags.

Podemos añadir 30 hashtags en Instagram, por lo que no tiene sentido que nos penalice por algo que nos permite hacer… Y si añadimos más de 30 hashtags, simplemente se quedan como texto plano y no posiciona para ellos nuestro contenido.

Y no hay un número de hashtags que funcione mejor en general. Debes hacer pruebas.

Mi recomendación es que hagas un estudio de hashtags para Instagram y hagas pruebas teniendo siempre en cuenta que cada contenido es diferente y pueden funcionarte bien unos u otros.

Añade siempre los que consideres que son más relevantes y olvídate de añadir hashtags de relleno porque puedes poner 30 y así tienes más posibilidades…

Es mejor poner los hashtags en la descripción que en el primer comentario.

Esto es indiferente. Puedes poner los hashtags en cualquiera de los dos lugares, según te sea más cómodo o prefieras.

Lo que sí te recomiendo es que los pongas en el momento de la publicación, para aprovechar desde el primer momento el posicionamiento que puedas tener en éstos.

Si edito un contenido, Instagram me penaliza.

La opción de editar después de publicar está disponible por algo, no tiene sentido que nos den la opción para luego penalizarnos si la utilizamos.

Te recomiendo que revises bien todo antes de publicar, pero si después de hacerlo tienes un error ortográfico, hay algo que quieres añadir o eliminar o algo no se ha publicado correctamente, edítalo sin miedo.

Eso sí, ten en cuenta lo que te he comentado de los hashtags. Si los editas de forma puntual, no hay problema, pero si los editas normalmente, pueden bloquearte y no dejarte añadir hashtags.

El shadowban no existe.

Aquí hay discrepancia de opiniones.

Muchos profesionales simplemente se basan en que Instagram desmiente que esto exista, pero la realidad es que este es el nombre se utiliza por muchas personas para definir la penalización de Instagram y, en mi opinión, que no sea un nombre creado por Instagram no lo hace menos real.

Instagram tiene una normativa que, al crear una cuenta, nosotros aceptamos (la leas o no) y que debe cumplirse. Si no la cumples, puede penalizarte o eliminar tu cuenta. Así de simple.

Hay muchos profesionales que no creen en esto porque, si haces las cosas bien, no deberías tener ningún problema y, como profesionales, conocemos la normativa de Instagram (aunque no es tan clara como nos gustaría en muchas ocasiones).

Pero muchos usuarios han realizado acciones que incumplen la normativa de Instagram y se han visto con una bajada de alcance general en su cuenta de más del 50%.

Puedes ver algunos casos y hacerte tu propia idea sobre esto en mi post del shadowban de Instagram.

Conclusiones

Como ves, en Internet hay muchas opiniones, sobre todo, pero debes contrastar la información que recibes y verificar si es real o no, sobre todo si decides compartirla.

Muchos profesionales se basan en su propia experiencia para verificar si un mito de Instagram es o no real (sí, yo también me baso en mi experiencia y en mis conocimientos para decirte todo lo que te digo en mi blog y mis redes sociales), por lo que es posible que haya discrepancia entre distintos profesionales.

Mi recomendación es que, si realmente te interesa ese tema, investigues por tu cuenta lo suficiente para crearte tu propia opinión y siempre respetando a los demás. Algunos profesionales tachan a otros de menos profesionales por ideas, y eso me parece que está muy feo y les hace poco profesionales, ya que puedes compartir tu idea sin tener la necesidad de atacar a nadie…

¿Habías escuchado algunos de estos mitos? ¿Has oído algún mito más que no haya mencionado? Te leo en comentarios.

Si te ha gustado lo que has leído, puedes compartir el post en redes sociales:

Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Responsable: Jessica Quero

Finalidad: Gestión de los comentarios de las publicaciones

Legitimación: Consentimiento del interesado

Destinatarios: Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Los boletines electrónicos o newsletter están gestionados por  entidades cuya sede y servidores se encuentran dentro del territorio de la UE o gestionados por entidades acogidas al acuerdo EU-US Privacy Shield.

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan