18 errores que no debes cometer en redes sociales

4.8/5 - (6 votos)

Las redes sociales pueden darle una gran visibilidad a tu marca o negocio, pero eso no siempre es algo bueno.

Si sabes cómo utilizarlas correctamente, tu visibilidad se convertirá en una buena reputación y te acercará a tus clientes potenciales; si no sabes usarlas, puede ocasionar una mala reputación que repercuta negativamente en tu empresa.

18 errores que debes evitar cometer en redes sociales si quieres tener una buena reputación y conseguir llegar a tus clientes potenciales Clic para tuitear

Y es que, cada vez los usuarios están menos dispuestos a consentir ciertas cosas en redes sociales, como la venta directa a público frío, el SPAM o la falta de respuesta por parte de las empresas.

Por ello, hoy voy a hablarte de algunos de los errores más cometidos por empresas en redes sociales, para evitar que los cometáis.

Estar en todas las redes sociales

No hace falta tener presencia en todas las redes sociales, puesto que una red social abandonada por falta de tiempo o de recursos puede dar muy mala imagen de marca (o hacer que un potencial cliente se vaya a la competencia por creer que esa empresa ya no existe).

Es mejor que te enfoques en las redes sociales en las que tu público objetivo está presente y activo, para dirigir tus recursos y/o tu tiempo en crear una comunidad entorno a éste.

No tener los perfiles optimizados

Imágenes de perfil que se ven píxeladas, biografías sin casi información, páginas de Facebook de tiendas sin horario, etc.

Optimizar tu perfil y rellenar todos los datos que le puedan resultar interesantes a tus clientes potenciales es imprescindible para que te encuentren y para evitar que, después de visitar tu perfil, se vayan sin seguirte por no tener claro qué le puedes aportar.

Además, te aconsejo si vas a abrir un nuevo perfil, que antes de empezar a seguir a gente o de hacer publicidad para que nuevos usuarios lleguen a tu perfil, te asegures de que tu perfil está completo y optimizado y publiques algunos contenidos para que los nuevos usuarios puedan saber qué se van a poder ver si deciden seguirte.

Si quieres saber cómo optimizar tu perfil de Instagram o tu perfil de LinkedIn, estás en el blog correcto.

Utilizar un perfil personal en vez de profesional

Es un error muy común, sobre todo en Instagram y en Facebook. Las redes sociales tienen perfiles de empresa en los que te dan información muy interesante sobre tu audiencia y tus mejores contenidos, ¿por qué no aprovecharlos?

Una página de empresa o un perfil profesional te ayudará a potenciar más tu imagen de marca, con estadísticas, con la posibilidad de hacer publicidad o con la opción de programar tus publicaciones.

No tener una estrategia en Redes Sociales

Publicar por publicar no te va a llevar a ningún lado. Y no planificar qué se va a compartir, te creará el estrés de estar a última hora escogiendo qué compartir entre las diferentes opciones que tengas.

Gracias a un buen plan de social media, podrás programar tus contenidos y tener tiempo para llevar a cabo acciones que te acerquen a tu cliente potencial y te lleven a alcanzar tus objetivos.

Primar la cantidad sobre la calidad

En redes sociales se suele cometer mucho este error, primar la cantidad de seguidores, de me gustas o de publicaciones en vez de mirar la calidad de éstos.

Y es que es muy fácil mirar esos números y cegarte.

Pero la verdad es que hay datos que son mucho más importantes, puesto que no es lo mismo tener 10000 seguidores que tener 1000 clientes potenciales entre tus seguidores.

Ni es lo mismo compartir publicaciones todos los días, aunque a veces se repita contenido o no se haya preparado con la suficiente antelación, que compartir contenidos de calidad con un ritmo de publicación más pausado, pero más cómodo.

Cada vez hay más contenido y el usuario, se vuelve más exigente con éste. Si estás publicando mucho contenido sin tener en cuenta su calidad, lo más seguro es que tus interacciones disminuyan y estés jugando contra ti.

Publicar cuando a ti te va mejor

Si tienes un perfil personal, pública cuando quieras.

Pero si tienes un perfil de empresa, tienes que publicar en tu mejor hora, cuando tu audiencia está conectada, ya que las interacciones son importante para los algoritmos de las redes sociales.

Y te digo que, según mis propias pruebas, un buen contenido publicado a una mala hora, puede hacer que las interacciones disminuyan más de un 50%.

Además, tienes que tener una constancia en redes sociales para que los algoritmos te tomen en serio y el usuario se acostumbre a ver tus contenidos con cierta periodicidad.

 

Ser egocéntrico

Si sólo estás compartiendo contenidos sobre tu empresa o sobre ti, al final la audiencia se cansará. Tienes que pensar en lo que tu audiencia quiere o necesita, no en lo que a ti te apetece compartir. Y obviamente, todo esto, con estrategia.

En este caso funciona muy bien compartir contenidos informativos sobre tu sector, dando información de interés a tu audiencia te posicionas como experto y puedes educar a tus potenciales clientes para que eviten ciertos productos o servicios de mala calidad.

Pero no olvides que hay otros tipos de contenido que también deberías trabajar si quieres que conozcan mejor tu marca y crear comunidad entorno a ésta.

No interactuar con otros usuarios

Si no interactúas con tu audiencia y con otros usuarios, cada vez menos personas se tomarán tiempo en interactuar con tus publicaciones (a no ser que seas Zara, claro).

Las redes sociales son sociales y sirven para crear conversaciones y conexiones con otros usuarios, por lo que, contestando los comentarios y mensajes e interactuando con otras publicaciones, conseguirás más comentarios que si te limitas a pasar de ellos.

Solo publicar el formato que está de moda

Vale, si está de moda es por algo, normalmente porque a los usuarios les gusta ese formato.

Pero cuando algo se pone de moda, todo el mundo está haciendo lo mismo.

Y eso significa principalmente dos cosas: cuesta más destacar y se sobreexplota ese formato.

Está bien que incluyas ese formato de moda, incluso que si te funciona bien sea uno de los que más usas, pero no te olvides del resto de formatos porque pueden ayudarte a diferenciarte y a llegar a los usuarios al tener menos competencia.

Usar muchos hashtags

¿Qué Instagram deja poner 30 hashtags? Pues como si no hubiera un mañana, los 30 primeros hashtags que se me ocurran en todas las publicaciones…

Los hashtags son una gran herramienta de visibilidad, si sabes cómo utilizarlos. Si simplemente pones los hashtags que una herramienta dice que son los más utilizados, pues serás una cuenta más entre el mar de cuentas que lo usan. Pero si haces un buen estudio y te centras en los hashtags que buscan tus clientes potenciales o que son propios de tu sector, llegarás a cuentas que están interesadas en tus productos o servicios.

Utilizar muchos emoticonos

Los emoticonos son una buena herramienta para transmitir mejor algunos sentimientos, empatizar con tus seguidores y estructurar los diferentes párrafos de tus contenidos, pero llenar tus publicaciones de emoticonos hará que se le reste importancia al texto y que no parezca profesional.

Incluso también puede verse como infantil.

Etiquetar de forma indiscriminada

Muchas personas piensan que etiquetar en su nuevo contenido a muchas personas hará que tenga un mayor alcance, pero la verdad es que darte cuenta de que te han etiquetado en un contenido que no tiene nada que ver contigo da muy mala imagen.

Etiqueta sólo cuando tenga sentido y a personas que estén relacionadas, el resto de usuarios verá tu publicación si está interesado en lo que publicas.

¿Te interesa lo que estás leyendo?

Si estás aquí es porque quieres aprender más sobre marketing digital y redes sociales, algo imprescindible hoy en día si tienes una marca o quieres trabajar tu marca personal.

Rellena este formulario para suscribirte a mi blog y recibir todas las novedades y consejos en tu correo electrónico, además de regalos que solo comparto con mi comunidad.

Responsable: Jessica Quero
Finalidad: Gestionar el envío de notificaciones sobre social media y marketing digital.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Los boletines electrónicos o newsletter están gestionados por entidades cuya sede y servidores se encuentran dentro del territorio de la UE o por entidades acogidas al acuerdo EU-US Privacy Shield, cumpliendo con los preceptos del Reglamento Europeo de Protección de Datos en materia de privacidad y seguridad.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

Hacer SPAM

Cuántas veces te ha pasado que has añadido a una persona que te pedía una solicitud de amistad y, acto seguido, te ha enviado un mensaje para venderte algo… A mí, muchas veces…

¿Has mirado siquiera si esa persona podría estar interesada en tu producto o servicio? Porque a mí me han ofrecido desde ir a tiendas físicas que están al otro lado del charco, como si diera paseos de miles de kilómetros, hasta servicios de gestión de redes sociales (¿hola? ¿ni siquiera has mirado a qué me dedico?).

Esta forma indiscriminada de venta no sólo no funciona, sino que crea una muy mala imagen en redes sociales.

Las redes sociales son para crear una comunidad, no para bombardear indiscriminadamente con tus productos o servicios a cualquiera que acepte tu solicitud de amistad.

Comprar seguidores

Cada vez las redes sociales persiguen más esta mala práctica y puede costarte que te cierren esa cuenta que llevas trabajando tanto tiempo, ¿vas a arriesgarte?

Si quieres crecer de forma rápida, puedes apostar por campañas de publicidad en redes sociales. No hace falta que inviertas mucho dinero, con unos 10-20€ al día puedes crear campañas que te traigan clientes potenciales y usuarios que están interesados en tus contenidos.

Porque ¿para qué quieres muchos seguidores si no van a comprarte nada ni van a interactuar con tus contenidos?

Copiar y pegar

Que a tu competencia o a otras cuentas les haya funcionado, no quiere decir que a ti también.

Puedes inspirarte y adaptarlo a tu marca, eso siempre. Pero no copiar tal cual.

Además, ten en cuenta que los usuarios que están interesados en algo, no siguen solo a una cuenta de ese sector. Si ven que estás copiando a otros, ¿qué van a pensar de tu marca?

Tienes que pensar siempre en la identidad de tu marca y el mensaje que quieres transmitir, además de en cómo puedes diferenciarte del resto para captar la atención de tus seguidores.

Y eso, no pasa por copiar y pegar, ya te lo digo yo (por si tenías dudas).

No analizar tus resultados

Si no analizas tus contenidos y cómo han funcionado en tus redes sociales, ¿cómo sabes si estás publicando contenidos interesantes para tu audiencia y que te están ayudando a alcanzar tus objetivos?

Hay que definir bien cuáles son las métricas o KPIs más interesantes para el objetivo que tiene tu empresa en redes sociales, y analizarlos, por lo menos cada mes, para saber si está funcionando la estrategia que se está llevando a cabo o hay que hacer algún ajuste.

Abandonar las redes sociales en vacaciones

Llegan las vacaciones y a nadie le apetece seguir pasando tiempo delante del ordenador. Queremos desconectar, y es normal. Pero no hace falta que estés activo todo el día, puedes programar tus contenidos con antelación, de forma que sólo tengas que asegurarte de que se ha compartido tu contenido cuando lo programaste y de interactuar con tus seguidores.

Las redes sociales quieren que estemos activos y, si dejas un tiempo largo de publicar, el algoritmo verá tu cuenta como inactiva y te alcance a la vuelta será menor del esperado.

Dejar que cualquiera gestione tus redes sociales

Cualquiera puede abrirse una cuenta en redes sociales y publicar, no es difícil (si lo fuera no habría tantos usuarios), pero no es lo mismo hacerlo de forma personal que gestionar un perfil social de una empresa.

Esto no va sólo de saber publicar, va de tener conocimientos sobre cómo funciona la red social, sobre qué permite o no hacer, sobre qué herramientas se pueden utilizar, sobre marketing, sobre qué acciones se pueden llevar a cabo para conseguir los objetivos que la empresa persigue, etc.

Busca un profesional, que te demuestre que sabe gestionar las redes sociales de forma adecuada y que esté en constante formación, puesto que el mundo de las redes sociales cambia continuamente y hay que estar siempre al día.

Infografía Errores en Redes Sociales

Conclusiones

Estar en redes sociales es algo muy fácil, pero si quieres tener una buena presencia y trabajarla de forma que tu empresa crezca (en seguidores, en visibilidad y en buena reputación) hay que invertir tiempo y/o dinero en conocerlas bien y trazar una buena estrategia.

¿Cometes alguno de estos errores? Te leo en comentarios

 

Si te ha gustado lo que has leído, puedes compartir el post en redes sociales:

Email
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

6 comentarios en «18 errores que no debes cometer en redes sociales»

  1. Hola, celebro haber encontrado tu blog. Muchas gracias por tus consejos tan claros para los que como yo, somos neófitos en el asunto. Muy buena información!

    Responder
  2. Muy buen post, Jessica. Estoy totalmente de acuerdo. Estos son los errores más frecuentes que se suelen cometer en las redes sociales. Últimamente, he observado que hay empresas que siguen cometiéndolos. No tienen sus perfiles optimizados, no interactúan con su comunidad… Y no entienden que están perdiendo una gran oportunidad para conectar con sus futuros clientes.

    Responder
  3. Hola Jessica ?

    En mi opinión, la gran mayoría de estos errores se cometen por no tener una estrategia definida en base a unos objetivos.

    Si somos capaces de definir una estrategia con unos objetivos alcanzables y que se ajuste al tipo y características del negocio, podremos establecer todas las acciones a realizar dentro de nuestro plan de acción.

    Ahora, si vamos “a salto de mata” sin saber que queremos conseguir y donde queremos llegar, los errores se van a ir acumulando.

    Y es que hoy en día para estar de cualquier forma en Redes Sociales, es preferible no estar, así de claro.

    Lo que en principio nos puede parecer una gran oportunidad o una puerta abierta para llegar a cantidad de nuevos usuarios, se puede transformar en un grave problema de reputación y mala imagen de marca si no hacemos las cosas como corresponde.

    ¡¡Muy buen artículo!!

    Un saludo y nos seguimos leyendo ?

    Responder
    • Hola Manuel

      Opino lo mismo que tú, si no tienes estrategia es normal que acabes cometiendo muchos errores por desconocimiento y por no tener un plan de acción definido que te diga qué hacer para alcanzar tus objetivos.

      ¡Un saludo!

      Responder

Deja un comentario

Responsable: Jessica Quero

Finalidad: Gestión de los comentarios de las publicaciones

Legitimación: Consentimiento del interesado

Destinatarios: Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Los boletines electrónicos o newsletter están gestionados por  entidades cuya sede y servidores se encuentran dentro del territorio de la UE o gestionados por entidades acogidas al acuerdo EU-US Privacy Shield.

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan